Las muelas cordales son conocidas popularmente como muelas del juicio, pues erupcionan más tarde que las demás, cuando la persona ya tiene juicio. Las clínicas dentales en Vilanova i la Geltrú consideran conveniente que los jóvenes de entre 15 y 25 años acudan a una revisión periódica de su dentadura, con el objeto de vigilar el desarrollo de estos molares que con frecuencia acarrean problemas bucodentales.

El origen del tercer molar es primitivo. Nuestros ancestros tenían una mandíbula más grande y más fuerte. La última muela de la encía servía para morder cuando los dientes delanteros ya se habían desgastado por el uso. Las clínicas dentales en Vilanova i la Geltrú atienden frecuentemente a pacientes que no disponen de espacio en la boca para las muelas del juicio, porque la evolución ha llevado al ser humano a tener una mandíbula más pequeña. De hecho, hay quien no llega a desarrollar estas piezas.

El crecimiento de las muelas cordales suele ser molesto. De igual modo que los bebés lloran cuando les están saliendo los dientes, los adultos también pueden sentir dolor con la aparición de dichas muelas. En ese caso se debe acudir al dentista y hacer una radiografía para analizar posibles problemas y valorar la solución.

No siempre es necesario extraer las muelas del juicio, pero conviene vigilarlas. Al disponer de poco espacio suelen empujar a los demás dientes, pudiendo estropear el resultado que se había logrado con una ortodoncia. En ocasiones pueden picar la pieza que está justo al lado. Asimismo, como se hallan al fondo de la boca su limpieza resulta complicada y suelen ser foco de infecciones y caries.

En Clínica Dental Garraf sabemos que no hay nada más molesto que un dolor de muelas. Somos especialistas en estética dental, ortodoncia e implantes. ¡Queremos verte sonreír sin complejos!